Cartas a mis hijos. Vichy 03

                                       Vichy, le 08 juin 2017

Queridos hijos:

Ya que ayer hablamos sobre los obstáculos, hoy quiero brevemente comentarles las condiciones y las personas que de algún modo me trajeron acá y posibilitaron que la experiencia sea tan grata.

Pienso que es necesario hacer recuentos de este tipo para no olvidar que aunque siempre estamos actuando por nosotros mismos, habrá gente alrededor que es decisiva y que de algún modo nos ayuda a realizar actividades como ésta o incluso a plantearnos los objetivos que nos hacen alcanzar metas intermedias como lo es esta experiencia cultural.

Bueno… el orden en el cual voy a enumerar no tiene que ver con ningún tipo de relevancia, ya que sgradezco todas las circunstancias y a las personas en el mismo grado.

  • Por supuesto, está mi maestro de francés, Adolfo Carrillo, quien nos mostró la belleza del idioma y nos sembró las semillas de la curiosidad y del crecimiento al lograr en nosotras (Mayi y yo) que nos convirtiéramos en aprendices autónomas.
  • Mis maestros de la facuotad; en particular los de lingüística, historia de la lengua, etimologías y filosofía del lenguaje. ¡Me parece verlos por aquí a cada rato!
  • Ustedes, hijos, porque provocan mi esmero para ser merecedora de su cariño.
  • Los compañeros de la Normal, porque al estar siempre en movimiento hacen posible que estemos, todos, buscando en nuestro interior qué podemos hacer por mejorarla y desde ahi también crecer con ella.
  • Quienes administrativamente se plantearon el objetivo de impulsar, de nuevo, la enseñanza de francés en las normales para darles de alguna manera un respiro y la oportunidad de abrirse al mundo (de esto quisiera platicarles mañana a ustedes, aquí).
  • Mis amigos que se alegraron, todos, genuinamente y me brindaron su apoyo para que todo saliera bien en cuanto a la organización del viaje, y que no me olvidan y están pendientes.
  • CAVILAM, que es el lugar donde estoy estudiando y que tiene programas como éste y muchos otros; es una institución que en poco más de 50 años ha crecido de modo tal que repercute académicamente alrededor del mundo al formar profesores de muchos países.

Hijos: nadie es un hongo prodigioso en el mundo. Quiero decir que nadie nace y crece de la nada, sino que nuestros logros están siempre acompañados de la vida en sociedad, y es por eso que la buena convivencia debe ser fomentada siempre. Actuar en colaboración mutua con quienes nos acompañan rendirá mejores frutos que mirarse egoístamente unos a otros. 

Los quiero y ya los extraño, cuídens mucho y hagan su kumon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Me da mucho gusto escribir…

    Y también me encanta recibir tus comentarios en este sitio, por teléfono, por correo, en persona. Gracias por estar a mi lado.