Cartas a mis hijos. Vichy 07

Terminal de trenes en Vichy


Queridos hijos:

Ahora que estoy en el papel de estudiante me doy cuenta de lo delicado que puede resultar sentirs o dejar de sentirse motivado por lo que se aprende. En este caso estoy aquí porque de algun modo lo había querido desde hace tiempo, ya les conté que no sabía en qué forma pero deseaba venir a Francia y también deseaba estrechar el contacto con el francés, que me gusta desde que lo aprendí con tan excelente maestro y con mi hermana. Aunar todo eso con mi trabajo principal actual es la mezcla perfecta para sentirme motivada por aprender. De hecho, por ejemplo, prefiero estar en la biblioteca como estudiante a ser trabajadora en una de ellas, jejejeje. No se diga cuestiones administrativas (fue bueno salir de aquella para poder entrar en esta que además es más pequeña y con todo otro tipo de documentos: videos, CDs, revistas, periódicos, etc.).

Hoy busqué algunos materiales bibliográficos de distinto tipo: ejercicios de aprendizaje, teoria sobre el mismo, puntuación y expresiones comunes y corrientes. Siendo este curso tan intensivo creo que debo aprovechar al máximo el contacto con fuentes de información a las que perderé pronto el acceso.

Bueno, pues quiero decirles que los entiendo cuando no sienten una afición tan ferviente por la escuela. Sin embargo, sé que de algun nodo ustedes mismos se esfuerzan por encontrar un sentido y un porqué para estudiar. Sé que no siempre es fácil, sobre todo cuando existe la frustración cuando ustedes creen que su esfuerzo no ha sido tenido en cuenta o bien valorado. Sin embargo, también deben tener presente que el solo hecho de asistir a la escuela es ya toda una oportunidad. No existe ninguna perfecta, ni –por supuesto– ninguno de sus maestros lo es, de hecho aunque algunos puedan acercarse a tal grado, no creo que los haya en todo el mundo.

Les toca a ustedes mismos buscar, y encontrar, los objetivos que les hagan sentir una verdadera motivación para estudiar, para seguir aprendiendo, porque aun les quedan varios años para ir a la escuela, jajajaja. Sobre todo, deben caer en la cuenta de que todo aquello que uatedes realizan es un paso para lo que viene, una preparación para irse armando ustedes mismos como personas, deben ir encontrando sus propias piezas. Como hoy nos dijeron: nadie puede aprender en lugar de otro.

Además, ser felices en el proceso. Así que pónganse a ello.

Hijos: yo los he visto desarrollar sus propias estrategias para ir a veces más alla de lo que hacen en el salón de clase. Gracias por dejarme aprender de ustedes, espero estar a su altura.

Los quiero, acuéstense temprano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Me da mucho gusto escribir…

    Y también me encanta recibir tus comentarios en este sitio, por teléfono, por correo, en persona. Gracias por estar a mi lado.