Cartas a mis hijos. Vichy 13

Relojería y museo en Charroux

Vichy, le 20 juin 2017. 

Queridos hijos:

El día de hoy tuve una clase sobre todo lo que abarca decir “cultura”, y la importancia de tenerlo en cuenta al momento de enseñar una lengua extranjera. Volví a ver a mi maestro de la universidad y sobre todo a valorar que sus clases no eran sólo de teoría literaria, sino de filosofía, sociología y la relación lengua-cultura. Gracias a mis maestros es que muchas cosas habían sido motivo de reflexión y comentarios con mis compañeros. Estos temas me encantan.

Sobre eso quisiera hablarles hoy. Un punto importante sobre el que discutimos el día de hoy fueron los estereotipos. ¿Qué pensamos nosotros, los mexicanos de los franceses? ¿Cómo son? ¿Qué piensan ellos de nosotros, cómo nos ven? Pero además, ¿qué pensamos de nosotros mismos, cómo nos vemos?

Rose Marie, que así se llama la maestra, nos aplicó unbreve ejercicio para comentar de qué manera los miembros de una misma colectividD establecemos y usamos nuestros propios códigos,ymuchas veces éstos no son traidos a la conciencia individual o tema de conversaciones. Sin embargo, no está de más preguntarnos: ¿por qué hacemos las cosas omo las hacemos? ¿Qué hay detrás de nuestros tabúes, de nuestros temores colectivos? ¿Cuáles de los sobreentendidos sociales nos influyen positivamente, y cuáles nos limitan como personas?

Para mí lo importante es que ustedes pudieran plantearse a sí mismos estas preguntas, porque incluso aunque la respuesta no aparezca de inmediato, su búsqueda los llevará a encontrar partes de ustedes mismos, los irá completando. Recuerden que la pregunta primera a resolver por cada quién es: ¿quién soy yo?

Hijos: no permitan que esta respuesta les sea dada por los demás. No importa cuánto tiempo se lleven para ir complementándola, deben asegurarse de estar satisfechos ustedes con su propia decisión de ser-en-el-mundo.

Los quiero; no olviden dejar sus cosas listas desde la noche anterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Me da mucho gusto escribir…

    Y también me encanta recibir tus comentarios en este sitio, por teléfono, por correo, en persona. Gracias por estar a mi lado.