Cartas a mis hijos. Vichy 15

Tienda de azúcares y caramelos en Charroux

Vichy, le 21 juin 2017.

Queridos hijos:

En algunos momentos de estos dias he estado copiando. Me refiero esa práctica que nos ponían en la primaria, por lo menos a mí: copiar del libro. Se me ocurrió porque al llegar y tomar las primeras clases, me di cuenta de que cometía errores que se ven feos en la libreta, y es porque mi coordinación, aparato psicomotor, o lo que sea responsable del procedimiento, está acostumbrado a escribir en español. Pareciera insignificante pero no lo es, nuestro cerebro está acostumbrado a realizar ciertas asociadiones gráficas entre las letras, y no le resulta fácil, en un movimiento rápido, cambiar. Por eso me puse a copiar, para reforzar la mecanización de la escritura en francés. 

Así que le he dedicado un tiempo a la parte mecánica de la escritura.

Pero también le he dedicado, y por razones obvias (vine a estudiar) un buen tiempo al otro tipo de escritura, al que necesita pensar qué y cómo para ser plasmada en forma de palabras. Incluso en algún momento pensé en incorporar a estas cartas una versión en francés, pero la verdad es que no me estaría dando tiempo porque la redacción, al igual que en español, reuqiere su cuidado en sintaxis, gramática, estilo.

Quiero volver a comentarles que la escritura es una [fuerza] aliada para aclarar nuestros pensamientos, e incluso para profundizarlos, para conocernos mejor. Es un recurso que tenemos siempre a nuestra disposición. Por cierto, algo que me ha gustado de aquí también es que las personas designan un lugar especial para eso, un escritorio de veras exclusivo. ¡Y abundan los diccionarios!, como nuestro pequeño Larousse pero del año jajajajaja.

Cada vez aue tomamos el lápiz con una intención concreta de escritura (recado, carta, toma de notas, resumen, etc.) nos estamos dando la posibilidad de ordenarnos un poco a nosotros mismos. Nos estamos dando la posibilidad de pasar un tiempo hacia nuestro interior, porque incluso la toma de notas es la reformulación de lo que alguien allá afuera dice pero ya quedará expresada a nuestro modo.

Hijos: sé que quizá está de más decirlo, pero los invito a seguir practicando esta forma de conocerse mejor.

Los quiero, ¡no olviden su comida para la escuela!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Me da mucho gusto escribir…

    Y también me encanta recibir tus comentarios en este sitio, por teléfono, por correo, en persona. Gracias por estar a mi lado.