Cartas a mis hijos. Vichy 17

Brigitte Bardot con su falda Vichy a cuadros


Vichy, le 23 juin 2017. 

Queridos hijos:

Hoy que caminaba de regreso de ir a comprar un cortaúñas, porque olvidé el mío, pensaba en un tema que no había contemplado en mi lista de pendientes para tratar en este espacio que abrimos para reflexionar en público. Y es uno como tantos otros: ¿qué deberíamos entender por actividades divertidas, o quizá recreativas, y qué significaría llamar a otras aburridas? Lo pensaba porque entre la gente, como siempre, habrá opiniones encontradas, y no se trata, precisamente, de estar todos de acuerdo. 

El miércoles salí para dar un paseo con el motivo del dia de la música, que coincide con la fecha oficial del inicio del verano, y anduve caminando con unas compañeras casi tres horas. Fui la primera en despedirme porque aunque la actividad me gustó, llegó un momento en el que debía regresar, que ya no me divertiría más, y por el contrario, necesitaba dormir a buena hora. Otros compañeros, y también amigos de Xalapa me preguntan que si estoy aprovechando “bien” estar aquí, y siempre les digo que sí. La verdad es que cada quien puede entender lo que desee con ello, ya que para mí ha resultado muy gratificante y recreativo explorar, más en concreto: lugares, conversaciones, libros, discusiones, que una vez regresando no tendrán más lugar por un buen tiempo. 

En esta libetad de opinión, bien podría yo decirles a ustedes que las excursiones realizadas me han gustado mucho, pero una foto de un castillo, de un paisaje o de un río las puedo encontrar aquí, desde Xalapa o desde China, gracias al internet, jajaja, mientras que una plática totalmente informal, espontánea, una clase con temas y discusiones que no he tocado desde hace mucho tiempo, un programa de TV comentado con personas nativas, una visión de gente caminando en la calle con fisonomías, andares y modas totalmente ajenas a nosotros, eso es lo que más me resulta diveertido, o como les dije, recreativo. Poder interrogar a gente común y corriente sobre qué piensan de sí mismos, sobre lo que se dice igualmente de su presidente, de sus representantes, de su sistema educativo, poder escuchar sus explicaciones sobre la cocina y sus procedimientos es lo que le ha dado mucho valor a esta estancia.

Me ha servido también, mucho, cerrar el canal del español en varias ocasiones, e incluso las tendencias de ciertas conversaciones muy mexicanas, para tratar de entender a quenes aqui viven. Por eso me da tanto gusto revalorar lo que allá tenemos, y en primer lugar nuestro idioma.

Eso es para mí divertido. Ya pasó el tiempo en el que mi “divertido” debía necesariamente embonar en el de la mayoria. 

Hijos: me gustaría que su opinión, sus preferencias, sus aficiones, las vayan construyendo por sí mismos con la fortaleza que espero estar fomentando. ¡No esperen más para conocerse cada vez mejor!

Los quiero. ¡Ya tengo información para nuestro curso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Me da mucho gusto escribir…

    Y también me encanta recibir tus comentarios en este sitio, por teléfono, por correo, en persona. Gracias por estar a mi lado.