Cartas a mis hijos. Vichy 19

En esta sala del CAVILAM se llevó a cabo el curso de pedagogía en FLE para maestros de escuelas normales de México

Vichy, le 26 juim 2017.

Queridos hijos:

En todas las relaciones que establecemos con las demás personas –familia, amigos, parejas– habrá siempre que establecer negociaciones en relación con las aspiraciones individuales y las colectivas. Es necesario tener presentes los dos extremos a evitar: el egoísmo y la abnegación totales. 

En nuestra sociedad más bien estamos habituados a la segunda actitud, decidir en pos de la complacencia a los otros, actuar muchas veces dando más peso a los intereses de los demás pasando por encima incluso de nuestro bienestar íntimo, anulando nuestros deseos vitales, y con ello, muchas veces, anulándolos. ¿Eso es vivir? No, hijos, debemos acostumbrarnos a tomar nuestras propias decisiones, pues de otro modo, aunque siempre se haya criticado la frase de las madres, estaríamos “tirándonos al precipicio” porque los demás nos dicen que nos tiremos. Y es que vivir sin plantearse objetivos personales es eso: de algún modo echar las cosas por la borda. Echarse a sí mismos al abismo. 

Está bien, por supuesto, que al conocer a la gente logremos establecer lazos importantes, incluso yo diría, procurarles siempre amabilidad y una buena convivencia. Me gustaría pedirles incluso que sepan ser amigables en todo momento, hijos. Saber compartir sus ideas y aquello que les gustaría realizar, hablar sobre las posibilidades reales, y también las irreales, de su vida.

Al pensar en ustedes y su entusiasmo, es entonces que no deben caer en el extremo de querer que todo gire en torno a sus intereses y sus proyectos. Puede ser difícil, lo sé, pero es posible que exista un equilibrio. Incluso habrá temporadas más complicadas que otras.

Lo importante es no perder de vista sus objetivos, conceder un poco, comprender a los otros, compartir con ellos y no forzar a nadie. 

Hijos: quizá el equilibrio estaría en buscar sus metas, sin atropellar los derechos de los demás. 

Los quiero. No olviden viajar con lo mínimo en la maleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Me da mucho gusto escribir…

    Y también me encanta recibir tus comentarios en este sitio, por teléfono, por correo, en persona. Gracias por estar a mi lado.